Salto, Jueves 24 de Abril de 2014

Desde el mangrullo

La política y el fútbol se entrecruzaron por vía de varios exponentes destacados

Politica | 31 Jul. Hablemos de fútbol en combinación con la política y sus actores en sus roles personales e institucionales. El momento es apropiado para ello en vista y considerando el triunfo de la selección uruguaya en la Copa América.
Existe una antigua creencia de que los blancos tienen afinidad con el Club Nacional de Fútbol y los colorados y batllistas se identifican con el Club Atlético Peñarol. (Con el Frente "se pudrió todo")
En ambos casos son verdades a medias. Ya que, como dice el presidente José Mujica cuando desgrana lecciones de filosofía, "hay de todo en la viña del Señor".
Según otra definición memorable, "el fútbol es pasión de multitudes", de autoría atribuida al relator argentino José María Muñoz.
Quizás no todos los políticos pero sí una cantidad importante, simpatizan o "hinchan" por uno de los dos cuadros grandes, con las excepciones que confirman la regla. Es interesante, en estos momentos de desbordes de jolgorio colectivo, espigar a través de anécdotas que acreditan la equivalencia de dirigente de fútbol con el de dirigente de la política...
-Wilson Ferreira Aldunate fue nacionalófilo de cuerpo y alma, y, con su ácido humor, decía que no concebía que un blanco no amara a la casaca bolsilluda Por si alguien dudara de su filiación futbolística, Ferreira fue delegado de la institución del Parque Central en la Asociación Uruguaya de Fútbol.
- Emblema del binomio fútbol y política fue Washington Cataldi, presidente de Peñarol durante varios períodos, diputado de la Lista 15 y subsecretario de Industria y Comercio en el Ministerio que conducía Julio María Sanguinetti.
-El propio Sanguinetti tuvo actuación destacada como dirigente de Peñarol durante la dictadura. "En Peñarol era el único lugar donde se podía votar", comentaba respecto a ese tramo sombrío de la vida nacional. Fue artífice de la campaña por el retorno de Fernando Morena a Peñarol desde España.
-El presidente del Frente Amplio, Líber Seregni, tras ser liberado, realizó una gira por Europa. Antes de partir visitó la sede de Nacional, donde la Comisión Directiva le encomendó gestiones para acordar disputas de partidos con equipos del viejo continente.
-En ejercicio de la Presidencia de la República, Luis Alberto Lacalle (bolsilludo irredento) recibió un homenaje especial en la sede tricolor. En la ocasión pronunció la frase: "En esto de las preferencias entre instituciones del fútbol no me pidan que sea neutral". Faltó gritar (¿faltó realmente?) "¡Nacional pa´ todo el mundo nomás!)"
-Julio María Sanguinetti es peñarolense de ley, pero se asegura que más intensa y visceralmente lo es su esposa, la historiadora Marta Canesa. "¡Las palabras que grita esa señora en el Estadio cuando juega Peñarol!", recordaba Omar "Chumbo" Arrestia.
-Le preguntamos a Danilo Astori por qué es "tan" hincha de Nacional, al punto de no faltar a ningún partido donde juega el club de sus amores. Astori brindó una respuesta impregnada de intelectualismo: "Es el único cuadro que tiene en su denominación la esencia de su identidad nacional".
-Hugo Alfaro, periodista y administrador del mítico semanario Marcha, tenía como rito instalarse en la Olímpica cuando jugaba Peñarol. Y formulaba un reproche a sus compañeros de la izquierda: el "progresismo" era "enemigo" del más popular de los deportes porque lo consideraba un coto de la derecha y un opio adormecedor de la conciencia popular...
-Marina Arismendi es peñarolense sin renunciamiento, lo dice y lo grita. Se hubiera disgustado mucho de haber escuchado decir, años atrás, a un poeta y escritor comunista como ella: "Es preferible que Uruguay no salga campeón mundial (el torneo se jugaba en Gran Bretaña) porque la derecha y la reacción se van a valer de eso para que el pueblo se distraiga de los verdaderos problemas.

Imágenes de Salto

Diario Cambio - Brasil y Viera - Salto - Uruguay | Tel: 598 73 33344 - 598 73 35045 - Fax: 598 73 32579 | Email: otlas@adinet.com.uy